domingo, 24 de junio de 2007

Ingresando


Las primeras palabras son siempre las más rebeldes a interpretar el significado que queremos darle a nuestro discurso. Este caso no es la exepción, es más, para no contrariarlas las dejé en libertad para que expresaran lo que encontraran dentro de mi y lo único que descubrieron fueron intenciones. Buscaba un perfil, sabía que antes rios de tinta y ahora de palabras, que habían invadido el tema con aportes libres de diferente calidad orientación y sentido, no quería sumarme a hacer algo aburrido. Entonces decidí intentar algo diferente, y el único camino era una propuesta amena, que con modestia abordara los temas que hacen a la condición humana y el porque del sentido que le damos con un espíritu de crítica constructiva. Casi todos los textos de Comunicación Social comienzan con el esquema de Aristóteles, un diseño simple, fácil de interpretar que los participantes del proceso de enseñanza usan como base para proyectar el conocimiento. Lo interesante es que Aristoteles nunca hizo un diseño, simplemente lo redactó, e interpretarlo fué solo trazar unas lineas en que hubiera un emisor, un canal y un receptor en el cuál ni siquiera consideró el retorno ya que era elemental que este se producía al invertir el sistema. Lo definió con pocas palabras_Quien dice Que a Quien por que Medio_ Ya tenemos los actores básicos Emisor, Receptor, Mensaje y Canal. A partir de allí comenzamos a evolucionar en el estudio de la Comunicación como técnica, arte o ciencia, olvidándonos que estos pocos vocablos o frases tenían un contexto, y justamente el Filósofo se lo daba en la frase anterior casi nunca mencionada "Un pensamiento es libre solo cuando esta dentro de nuestra mente", es decir antes de ser emitido. Que interesante, esa frase da origen a una red de complicaciones que hasta el presente tratamos de develar ya que la pregunta que nos hacemos inmediatamente es _¿Con que intención?_ e inmediatamente después nos damos cuenta que podemos separar la intención del emisor para mejorar la eficacia del impacto en el receptor, e incluso pedir que emitan un mensaje con una intención específica, o distorsionarla de acuerdo a nuestros intereses. Lo que termino de expresar podemos apreciarlo en la imagen, un proceso de significación del Emisor y Receptor para interpretar el mensaje y eludo intencionalmente el término decodificar, porque el código debe ser conocido y aceptado por los comunicados en función de un propósito, pero esta presente e incide . En la figura aparecen más actores; los campos de experiencia que participan en la significación, el proceso mental en que los datos se significan o convierten en información, que emitida como tal es recibida como dato por el Receptor dando origen a un nuevo proceso en su campo de experiencia. Pero que es lo más importante en este proceso? importa a los fines de usarlo eficazmente para aplicar un método? Piensen que sucede si cambian el referente, es decir donde priorizan la importancia si en el Emisor, el Mensaje o en el Receptor, pueden manipular el sistema, porque el receptor puede recibir distorsionada la información que le fuera emitida con una cierta intención, sumada a la distorsión propia de los procesos de comprensión humana. Este es el esquema más simple y lo que sigue es identificar como se comporta a nivel interdisciplinario, y esto en general no varía, se diversifica, pero las disciplinas básicas que lo sustentan no cambian, la mayor evolución se produce a nivel de tecnología. Vamos a apoyarnos en este concepto para dar un salto cualitativo sin irnos de este marco que usaremos como pizarra para centrar el problema. Este es el comienzo del camino en el final nos espera una nueva propuesta, vamos a ver si podemos sorprender a Aristoteles, aunque por ser anterior a las teorías político-filosóficas modernas, ni se imagina el impacto que su razonamiento tuvo sobre la Política, la Economía y las Ciencias Sociales.
Publicar un comentario