miércoles, 5 de marzo de 2014

Sociología del cambio



Durante la edad media en occidente el conocimiento se valoraba por su fuente y contenido normalmente vinculado a la autoridad y novedad,  mientras los libros  guardados en las bibliotecas de los templos religiosos  representaban la única verdad aceptable y el dogma su escudo de fe.
En esos tiempos Santo Tomás de Aquino basado en el pensamiento predominante en la época consideró la percepción como punto de partida para compartir la información  y llamó lógica al proceso intelectual para llegar al conocimiento, o sea lo vinculó  a las personas en forma individual de dependencia de origen y forma social.
Este enfoque relacionó dos aspectos que hasta ahora estaban encontrados, la fe y la razón, ya que percibir es conocer por los sentidos,  este enfoque universalizó el conocimiento reconociendo la percepción sensorial como forma de abstracción del pensamiento valorizando al ser humano.
Este es el punto de partida de la contraposición de percepciones, dimensionadas de acuerdo al apetito de poder que representaban los diferentes sectores de una sociedad en desarrollo, insuficiente para darse una organización con estructuras solidas, tal como sucede en nuestro país en la actualidad.
Pero el genio de Hegel posicionó la percepción en la universalización, relacionó el conocimiento con la información llegando a la conclusión que era lo mismo considerado de diferente forma, y al espacio de interpretación entre ambos lo llamó “política”  formulando una teoría para integrarlos a la que hoy conocemos como “teoría de los opuestos”.
Esto les abrió a los filósofos un camino cargado de sentidos en que desplegaron síntesis cada vez más complejas y más amplias, los intelectuales volcaron sus teorías en el papel y ríos de tinta dieron lugar a la formación de las más diversas ideologías.
La Universalización no es excluyente, cosa que olvidaron los seguidores de Hegel y buscaron la solución de los problemas sociales en las masas olvidando la naturaleza y la geografía.
 Cuando los enciclopedistas, liberales intelectuales franceses clasificaron el conocimiento humano nunca negaron el carácter universal de las ciencias, solo dividieron el conocimiento para facilitar su estudio.
 Sin embargo su división dio lugar a la creación de centros de percepción atomizados que generaron teorías tan aceptables como contrapuestas, olvidando el fin claramente formulado por Diderot, Director y Editor del trabajo que era que cada pensador se ocuparía de una parte y  lo uniría solamente el interés por el género humano.
Para entender el mundo de hoy no necesitamos evolucionar el pensamiento en teorías que diversifiquen más el problema, solo actualizar la información y relacionarla para llegar a conclusiones válidas, para lo cual es necesario  liberar los canales de comunicación que le dan ingreso y destino.
Parece una solución simplista, lo acepto,  pero no olvidemos que el pensamiento evolutivo excluyó la naturaleza y la geografía, y nosotros no podemos hacerlo porque hoy tienen una importancia determinante en el planeta.
 Al globalizar, la moderna forma de decir universalizar se necesita una referencia común, y que mejor que el lugar que habitamos sobre el cuál asentamos nuestro modelo de sociedad para ser identificados e identificar las demás.
Estos espacios geográficos se relacionan por vías de comunicación terrestres y marítimas, que siguen algunas reglas, por ejemplo las terrestres confluyen hacia las terminales marítimas, ya que por esta se desplazan los factores de la producción de acuerdo a las normas de comercio emergentes de los tratados internacionales.
Esto también sucedió en el pasado,  Inglaterra  entendió que quien dominara el mar dominaba la tierra e impuso su poder naval, por entonces se decía que no se podía navegar en ningún océano del mundo sin pedirle permiso a Gran Bretaña, sobre esta premisa se formó el imperio Británico.
Nuestra insistencia no es tendenciosa, al contrario, es reiterar el fundamento de porque modelos pasados nos impusieron sus reglas para que no vuelva a suceder,  los gobiernos latinoamericanos entendieron que la respuesta estaba en crear bloques económicos que evolucionaran a políticos y sumaran poder, lo que aún no hemos podido concretar.
Los estados modernos se organizan en lo interno para dar solución a sus problemas, pero para ello el ciudadano se posiciona ideológicamente para hacerlo, ya que la forma de definir roles sociales para este objetivo, es estimular  su instinto gregario.
Aquí entra la influencia de las teorías de Hegel, el continente y en particular nuestras latitudes recibieron la influencia de las corrientes derivadas de sus seguidores, que se enfrentaron en la mente de los habitantes de acuerdo al ámbito socio-económico que los rodeaba o si lo desean para mayor amplitud el contenedor social.
La participación ciudadana cuando selecciona sus gobernantes da por sentado que son los más capacitados para interpretar o leer  el terreno internacional por el cual nos relacionamos, y para estimar cómo se van a comportar en el manejo de la economía interna en lo exterior de lo cual dependemos.
 Para ello,  solo se tiene que manejar tres factores, el capital, la materia prima,  y el trabajo, los medios de comunicación masiva informan sobre su comportamiento y tendencias en el contexto interno o micro, mientras que la información estadística la refieren al macro lo que hace difícil relacionarlas.
Esa ha sido la mayor motivación para crear un perfil de editorial sin críticas, con exposición de hechos de público conocimiento, actualizado, sin especulaciones, en definitiva algo más que un espacio compartido, un espacio de reflexión.
Nada sorprende más en el mundo moderno que la velocidad con que se suceden los hechos en diferentes partes del planeta y lo más preocupante es que todos están relacionados, y directa o indirectamente vamos a sufrir las consecuencias.
Cerrábamos el artículo anterior diciendo que la economía nacional se orientaba a Brasil  mencionando declaraciones de Presidencia de la República y del Banco Central, no quise abrir la de hoy expresando que la de Brasil se había estancado, lo cual ningún medio de comunicación  informo,  hasta no contar con declaraciones oficiales.
De hecho es así, la economía Brasilera se ha estancado y EE.UU. se apoya en México como líder continental lo que muestra la intención de penetrar Sudamérica mediante la Alianza del Pacífico que duplicó el producto bruto del Mercosur.
Brasil se distanció de Argentina, a la vez que Inglaterra incrementó su presencia en territorio reclamado por Argentina con recursos significativos en su plataforma continental  lo cual solo es parte del problema general, porque si bien la Antártida es un territorio declarado patrimonio de la humanidad, los grandes centros de poder vuelcan su mirada hacia ella.
Rusia controla el polo norte favorecida por la falta de regulación y la poca capacidad de los organismos internacionales. El control del polo sur por Inglaterra y EE.UU le daría un balance internacional adecuado a su desarrollo.
En artículos anteriores mencionamos el carácter estratégico de los acuerdos entre Chile y Perú para el uso de las salidas al Pacífico y el beneplácito con el que Bolivia apoyó los mismos, Chile es uno de los países con mayor presencia en la Antártida.
Uruguay se propone el año próximo comenzar la construcción de un puerto de aguas profundas en Rocha y Brasil manifiesta su interés en invertir en el mismo, recordemos que desde el punto de vista operacional está muy cerca de la boya petrolera donde por la profundidad pueden operar y abastecerse barcos de cualquier calado.
Argentina que había desmantelado su Ejército por razones políticas comienza a reorganizarlo y  a armarse lo cual Gran Bretaña ve con preocupación según manifiesta su Ministro de Defensa ya que en este momento no puede atender un conflicto en esa zona.
El otro factor a considerar es que la posición de EE.UU. en medio Oriente es débil, está enganchado en el Norte y en el Sur perdiendo posiciones en el Pacífico en aguas que tradicionalmente le fueron favorables desde la segunda guerra mundial.
A pesar de todo hay algo que no hemos podido determinar y es sobre que se erigirá el nuevo orden mundial, no hay el mínimo indicio, y los que hay son más una distracción que una orientación, lo más importante en tiempos de incertidumbre es asegurar la cohesión social y hoy tenemos seriamente afectada por la seguridad.




Publicar un comentario