lunes, 25 de junio de 2007

Imagen

Hablamos de muchas cosas, pero una de las que mas destacamos fue la intencionalidad que llevan los mensajes, y me refiero al contenido, la forma de persuasión es parte de la técnica, y la trataremos más adelante. El primer problema que enfrentamos es tener muy claro "donde" podemos influir, pero como en el artículo anterior resaltamos el concepto de perspectiva, lo primero que debemos saber es como funciona el proceso de emisión recepción, y poder elegir el mejor lugar para que lo que emitimos se perciba como deseamos. Para ello nos remitimos a la figura de arriba en la cuál A es el emisor. Según lo que vimos hasta ahora es donde se origina el mensaje y es cierto con dos salvedades y la primera es que nadie se conoce a si mismo sino que tiene una imagen referencial de su conjunto. A1 entonces es como piensa el emisor que es, porque ese es el lugar real desde donde emite, y este emisor cree que sabe a quien se dirige, cuando en realidad se dirige a como el piensa que es el "receptor" es decir a B2. Supongamos que el mensaje llega con poca distorsión, B lo interpreta y lo contesta exactamente en la misma forma, desde como el piensa que es a como piensa que somos nosotros. Parece que esto tiene poca importancia, sin embargo es determinante por algunos detalles que estoy seguro pocos consideraron, tales como que A y B nunca llegan a conocerse, A1 y B1 tampoco, y A2 y B2 mucho menos. Lo entendieron? fijense que interesante, eso nos deja a nosostros dueños del estadio, somos el centro, y podemos manejar y distorsionar lo que se nos ocurra para manipular los efectos. Este modelo se llama de auto y heteroimágenes, recuerden estos términos porque formaran parte de los futuros esquemas. La complicación es mayor si consideramos que A y B no saben que existen las autoimagenes A1 y B1 y si lo saben como ustedes ahora, no la conocen y son diferentes de la realidad, y lo que es peor es que de allí lanzan un contenido intencional. Tampoco saben que existen las heteroimágenes A2 y B2 porque son funciones de A1 y B1. Lo entendieron? Creo que la mejor forma de clarificar estas ideas es con un ejemplo: Supongamos que nosotros somos A y B un producto, el esquema funciona exactamente igual, solo que el protagonista en este caso es el producto, que se comunica con el consumidor en función de las capacidades que le de el comunicador desde el envase al que en lo sucesivo llamaremos Pack y a la técnica de darle capacidades de comunicación Packaging. Cuando el producto llega a la góndola debe enfrentar dos tareas, competir con sus similares que seguramente estarán ubicados en el mismo lugar y convencer al cliente que lo compre. El caso que nos ocupa es el segundo, convertir B en B1 para lo cuál necesitamos personalizarlo dándole imagen mediante una ventaja diferencial que generalmente surge por comparación. Cuando el producto lanza el mensaje lo lanza a A2 y hay varias cosas que se pueden producir y alterar las intenciones del comunicador en este proceso. El primero es equivocarse en la construcción de la imagen, el segundo en determinar las necesidades del consumidor, en ambos casos si no tienen un rápido aviso de que se equivocaron pueden quedar fuera de juego, pero para no ser totalmente negativos debemos reconocer que se puede apuntar a un objetivo y pegar en uno mayor o en varios. La unica forma de obtener respuestas rapidas a estas interrogantes es cuando se lanza el mensaje desde el producto diseñar los canales de retorno de información de impacto que nos diga donde pego y que efecto causo......y esto es su problema pero para ayudarlos en el proximo articulo les voy a contar en que situaciones pueden encontrarse al emitir.
Publicar un comentario