viernes, 13 de febrero de 2009

Sondeos de opinion


SONDEOS DE OPINION

SONDEO_Una palabra que todos conocen e interpretan, define un componente que forma parte intrínseca de todo proceso de comunicación y aunque nunca la hemos mencionado en este espacio su manejo tiene una importancia fundamental en el resultado de las gestiones administrativas e incide en forma directa sobre las organizaciones.
Básicamente la sonda esta orientada a generar retorno de información para prever el posible impacto de una acción y eventualmente las consecuencias, no obstante cuando se da canal a información con estos fines los efectos rebote secundarios o no mediatos pasan desapercibidos. La necesidad del empleo de la comunicación produce que se evalue el primer efecto que no necesariamente es el más importante es decir prima el tiempo sobre el contenido lo cuál puede llevar a apreciaciones totalmente erróneas, particularmente porque una vez estimado el efecto se cierra el feedback pero la información permanece causando efectos.
Antes de avanzar debemos clarificar que Sondeos y encuestas son dos acciones totalmente distintas, ya que la primera tiene un carácter predominantemente temporal y en la segunda lo determinante es la permanencia y sus variaciones, es decir lo que mide son los cambios del comportamiento colectivo en base a la información.
Difícilmente un operador de encuestas lance una sonda, y si lo hace está fuera de tema manejando el recurso de intencionalidad para alterar algún efecto adverso lo cuál es bastante común en la búsqueda de liderazgos.
La regla principal del empleo de este instrumento es la apreciación del tiempo básico en que se espera el resultado y el registro del efecto esperado y no esperado, no importa que sea favorable o desfavorable porque como tiene carácter residual debemos reconocer la información emanada de la misma para no incluirla en nuestros planes.
La que no va a distinguir su carácter es la competencia, lo cuál nos brindará una señalada ventaja si evalúa nuestros canales de retorno ya que los conducirá a tomar decisiones erróneas. Es importante que quede claro que las sondas no pueden lanzarse con intencionalidad porque la valorización de la información no se pierde y mantenerla bajo control nos da una ventaja, lo cuál es otra diferencia con las encuestas que pueden buscar tendencias de formación de opinión.
Imaginen que un Profesor debe poner una prueba trimestral en un momento complicado para los alumnos curricularmente, seguramente planteará las opciones que él tiene para cumplir con esa obligación para buscar alternativas, en ese caso esta sondeando es decir buscando información para la toma de decisiones ya que si impone la fecha puede crear un conflicto.
Ahora pasemos a una organización comercial, por ejemplo en la variable producción, y formulemos la hipótesis de que contractualmente se debe aumentar la misma, seguramente el gerente sondeará el espacio productividad-remuneración para alcanzar el punto optimo.
La hipótesis anterior es muy común y muchas veces las organizaciones gremiales hacen suyo el tema, en cuyo caso las gerencias involucradas deben deslindarse del tema ya que pasa a ser un problema de dirección.
Esta aclaración viene a colación que muchas veces se lanzan falsas sondas para crear marcos de conflictos desde el nivel de dirección con fines financieros, una práctica carente de ética y moral reñida con la función social de la empresa.
Si subimos de nivel y analizamos que pasa en el gobierno, vemos que es una práctica constante, casi formal, lanzar sondas antes de emitir una ley para evaluar las probables resistencias y las reacciones de los operadores sociales y económicos.
Aquí aparece otra regla de oro, la eficacia de las sondas dependen del sentido de la oportunidad en que se lanzan la cuál es muy difícil de determinar porque en condiciones normales se dispone de más tiempo, pero acotado a un año si es una rendición de cuentas o cinco si es un período de gobierno.
En este caso lo que no debe utilizarse como sonda son anuncios de formulación de proyectos de ley, porque la resistencia al cambio es permanente y los estados de aceptación detonantes de conductas sociales inesperadas. De la misma forma que dijimos que las sondas no deben tener intencionalidad y lo sostenemos, anunciar la intención previamente es válido a cualquier nivel si se cumple con ciertos requisitos, el más importante es lograr el apoyo social en ese punto específico al líder que opera como emisor.
Usar el rumor como sonda es muy difícil pero es posible aunque generalmente se pierde el control de su dimensión aunque basta llevar la información a área abierta para eliminarlo junto con sus efectos. Sembrar un rumor exige técnicas muy elaboradas pero en este caso la acción residual es prácticamente nula.
A diario los medios de comunicación actúan como soporte de sondas de diversos sectores, pero refieren la fuente, ese es el riesgo en el ejemplo del video la oportunidad fue buena, pero explicar que solo fue una sonda suele resultar bastante difícil.

video
Publicar un comentario