sábado, 5 de diciembre de 2009

Los medios de comunicación en el mundo moderno.


Una pregunta recurrente que se formula con relación al nuevo orden mundial es el rol de los medios de comunicación en el modelo final.
Esta interrogante cae en el campo de la futurología, porque cuando se fijan objetivos a largo plazo el cambio es la regla no la excepción por el ingreso de variables controlables y no controlables.
La conducción reorienta los medios y reformula la estrategia para alcanzar el objetivo, pero en el propósito final del poder mundial, nuestras naciones son piezas, con poca capacidad de autodeterminación fáciles de manejar como objetos de intereses superiores.
El libro de Alvin Toffler "La tercera ola" alertó al mundo del fin del estado nación, pero pocos detectaron que la doctrina del marketing en mercados globales era el fin de los espacios económicos regionales y el nacimiento de una nueva forma de relacionamiento.
Los esquemas clásicos fueron destruidos en sus bases y asistimos al nacimiento de la interconexión del mundo en la cual el concepto de país como unidad administrativa desaparece sustituida por espacios económicos donde los límites se determinan por pérdidas y ganancias.
Este proceso no escapó a los Gobiernos que tejieron una red de canales de comunicación estratégicos buscando posicionar sobre las vías de comunicación a fin de posicionar sus recursos e influencia.
Estos canales algunos superpuestos sobre los que relacionan la producción, el capital y el trabajo necesitaron de repetidores jurídicamente regulados para manejar la información, es decir para regir, administrar, dirigir, en fin todos los sinónimos de gobernar.
La aplicación de la normativa jurídica es uno de los aspectos más rezagados en adecuarse a la nueva realidad y conceptualmente se internacionalizó fundamentalmente en el campo de los derechos humanos y de carácter financiero creando un marco efectivo para su unificación estructural.
Lo que dicho de esta forma parece simple si consideramos que el componente político-legal es la superestructura o contenedor del sistema global, no estamos ante un problema menor sino en el centro mismo desde donde se desprenden los canales de comunicación que vehiculan información con un propósito concreto.
Por el canal circulará entonces la expresión de la voluntad del poder refrendado jurídicamente por todos los actores administrativos integrados, y los puntos de repetición y difusión serán los medios de comunicación.
Para simplificar el tema vamos a consolidar las hipótesis en una proyección de la situación actual y veremos que podremos determinar dos roles fundamentales, el de repetidor y difusor y en ambos implica la tarea de dirección para el administrador y selección en lugar de procesamiento para el medio.
Si lo afirmado anteriormente es puesto a consideración del factor social lo que es inevitable estamos ante una hipótesis de conflicto, con una intensidad difícil de establecer. Los recursos que van a sostener la nueva estructura provienen de las sociedades involucradas e inconsultas, lo que hace imposible predecir la formación de opinión y el comportamiento.
Los medios de comunicación van a quedar en el medio de las dos funciones del Gobierno, la normativa y la distributiva y la única orientación conceptual son dos palabras sostenible y sustentable.
Sostenible significa que evidencia una mayor preocupación por los ecosistemas que del planeta, desplazando esta preocupación hacia el campo de la gestión económica. Por otra, la grave indefinición jurídica de este término lo convierten en expresiones de buena voluntad, que contribuyan a reconvertir la sociedad industrial sobre bases más sostenibles.
Sustentable por su parte se refiere a la capacidad de una sociedad humana para operar económicamente su medio ambiente para obtener el mejoramiento continuo de la calidad de vida de sus miembros.
Difícilmente pueda haberse encontrado dos palabras que relacionadas lograran tanta vaguedad en su interpretación, de forma que cada uno puede utilizarlo según su conveniencia en un mundo que no tiene tiempo de esperar soluciones filosóficas de organizaciones intelectualmente ineficientes.
Si aceptamos que integra un componente económico, condiciones sociales, un criterio de plazos más largos en políticas que busquen la estabilidad con una visión más amplia del progreso.
Este concepto es opuesto a la negación de los valores y principios éticos en la sociedad ya que conforme las personas tengan comportamientos más éticos, respetuosos de la ley y la moral, habrá un mejor capital humano.
En su contenido nada es novedoso, el énfasis en el largo plazo, la valoración del capital humano, el estudio de las consecuencias, el respeto a las libertades, todo eso esta en la esencia de las naciones.
Lo único que ha hecho el desarrollo sustentable es intentar agruparlas bajo una expresión única que pertenece al género de lo políticamente correcto y determinar que lo políticamente correcto es lo que cada uno piensa y hace para cubrir sus necesidades.
Los medios de comunicación en este contexto no tienen referente porque no pueden interpretar la voluntad del administrador y a la vez son responsables de interpretar la opinión pública favorable y desfavorable. En definitiva son el punto crítico de los canales y es necesario que el administrador los dirija, pero ello afecta uno de los pilares de la libertad y los derechos humanos, la libertad de expresión y opinión.
El inevitable control de los medios se puede hacer de dos formas, en forma directa mediante el recurso legal o en forma indirecta mediante la asignación financiera de los recursos del sistema de publicidad y sponsorización del estado.
La forma más efectiva es la primera lo que sin duda generará un conflicto de intereses con el capital internacional, este es un campo en el que no hay acuerdos, sino necesidades e intereses determinantes y quedar fuera del sistema no es una opción.
Esta es una introducción conceptual necesaria al seguimiento del tema ya que es la base misma del comportamiento futuro de los medios de comunicación, y que no tendré reparos en retractarme o modificarla si surgen elementos de juicio que me convenzan que es necesario actualizarla o que estoy equivocado.
Publicar un comentario