sábado, 3 de marzo de 2012

Para entender la Justicia Transicional desde la Comunicación


Introducción.
El nuevo orden dispara al futuro variables que no conocíamos pero quizás la más curiosa y revolucionaria de ellas es el cambio del método del proceso de planificación.
Hasta ahora los horizontes de los objetivos eran, en el corto plazo una definición y certeza total, en el mediano plazo una previsión flexible y en el largo plazo una aspiración.
El cambio fue radical la incertidumbre en la cual se planifica alcanza el objetivo de corto plazo que moviliza la organización para la ejecución, es decir elimina la necesidad de mantener actualizada la apreciación de situación, expresar que hacer, cuándo y el donde instalando el debate en el "para que".
Ello deja sin efecto la necesidad de formular las premisas, base del análisis que aportaba información para el análisis comparación y decisión.
Les recuerdo que en artículos anteriores me referí al cambio de los principios de la Administración y como se aplicaban a partir del concepto de sustentabilidad y sostenibilidad, ahora los invito a mantener en la mente las negaciones conceptuales que les merezcan las afirmaciones anteriores.
Sin correr el eje temático vamos a traer al escenario a los factores del potencial, o sea la política como  gestionadora o administradora del sistema, la economía como recurso que tiene la política para alcanzar los fines sociales y el social como razón de ser del sistema cuyo bienestar espiritual y material es la razón de ser de la coordinación de todos los recursos humanos, materiales, técnicos y financieros del Estado.
Ahora hagamos un pequeño gran cambio, la economía, la herramienta fundamental de gestión en lugar de hacerla funcionar en forma vertical con los principios clásicos, hagámosla funcionar en forma horizontal de acuerdo a los nuevos principios enunciados para el nuevo orden.
Obviamente no entramos en un estadio incierto, sino en un área donde no existe el método científico por lo cual  el concepto de ensayo-acierto-error están en estado puro ya que desapareció la previsión que permitía crear un marco futuro para dirigir nuestras intenciones detrás de la cuál iba el sistema financiero convirtiendo los planes en presupuestos.
La versatilidad del movimiento horizontal  hace que todo esté en modo ensayo y todos los errores son aceptados, pero no en todos los sectores de la economía, la industria mantiene su estructura internacionalizando los factores de la producción, capital, materia prima y trabajo  como generadores de divisa, mientras todos los demás sectores particularmente el primario usan esta inyección de capital para desplazar insumos hacia los centros de producción ubicado en un espacio flotante entre lo legal y lo conveniente, el campo más fértil para la falta de control soporte de la corrupción.
El modelo expresado esta explicado en tres videos en este mismo blog en el artículo "Consumismo" que pueden encontrar con el buscador de la página.
El nido del poder.
Todo lo expresado es información que corre por canales de Comunicación y como el orden mundial está en proceso de transición, responde más a la dirección que a la planificación lo que afecta el resultado  porque como sabemos el control horizontal es más débil que el tradicional.
La norma jurídica que desde los códigos regula toda la actividad nacional percibe la ineficacia del cumplimiento de la función normativa del Estado lo que afecta que la función distributiva se realice en términos de justicia social  y trata de adaptarse adaptando las instrucciones y procedimiento a real saber y entender de la buena fe de los magistrados lo cual no es suficiente porque activa la paradoja de su propia esencia por carencia de independencia la organización contenedora.
La separación de poderes que se reconoció durante mucho tiempo como la esencia de la democracia, sucumbe ante una fuerza superior, que bajo el lema de globalización orienta la actividad nacional hacia los intereses de los centros de poder verticalizando en lo internacional lo que se impone y está en proceso horizontalizar en lo interior.
La esencia del cambio es el conflicto permanente y como no puede fragmentarse se ubica en la población afectando los sub-sistemas del sistema social y allí confrontan los poderes del Estado en forma disociada pero unida por el concepto del imperativo de mantener el perfil del proceso porque de él depende la existencia misma del modelo político propuesto.
La fuerza del poder judicial radica en la conjunción de intereses de la demanda de necesidades internacionales que necesitan de su adaptación al cambio, para controlar al órgano de gobierno y por intermedio del mismo disponer los recursos de la nación en función del conjunto de la manera más rentable.
Estamos frente a leyes y códigos que perdieron contacto con la realidad social, a magistrados que desecharon el camino del derecho comparado para tener referencia donde no está legislado y optan por unificaciones conceptuales propuestas por corrientes filosóficas.

Toda la actividad nacional está soportada por información que tiene que regular absolutamente el sistema manejada por operadores jurídicos que tratan de interpretar lo correcto desde su referencia, y ese es la línea que separa lo horizontal de lo vertical, lo que permite que lo internacional levante vuelo coadyuvando a la pérdida de nuestra identidad.
El sistema control de la sociedad es jurídicamente la norma penal que se pretende aplicar en forma genérica lo que permite calcular el poder de cada país mediante una ecuación que relaciona la capacidad de imponerse de la superestructura económica mundialmente dominante, con la del Estado Nación o Unión de Naciones, en términos de punibilidad sobre la toma de decisiones soberana.
Todo se inicia a partir de los derechos humanos, aspecto sobre el cual había antecedentes de legislar internacionalmente,  aplicados por una fuerza militar dominante, concepto que se desactiva para evitar que el poder militar actúe como sistema control y restaure valores que interfieran con el cambio.
La consecuencia está explicada en el artículo anterior cuando se identifican los organismos que controlan la información y corrientes de opinión, es lo mismo que sucede en el comportamiento de la oferta y la demanda en el comercio cuando no hay competencia, el líder la crea para posicionar en la mente del consumidor la idea que tiene opciones.
La nueva estructura.
El proceso evolutivo está muy claro, un organismo internacional rector crea en los estados dependientes secretarías que son apoyadas financieramente por la superestructura dominante en las áreas de interés usando todos los medios disponibles por encima de cualquier consideración ética.
En materia de derechos humanos la secretaría está en proceso de creación, y alcanza el nivel que necesita aprobación legislativa para ser reconocida internacionalmente, entonces el factor político reclama participación y el panorama queda claro al exponerse las organizaciones involucradas.
Toman posición; Integrantes del poder judicial que ya están actuando en forma independiente, la organización sindical histórica, e internacionalmente la organización que responde al país de centro, mientras potencias vecinas crean la imagen de un probable conflicto similar para distraer la atención de la invasión silenciosa y neutralizar interferencias en el camino a sus objetivos.
La justicia transicional indefectiblemente consta de tres patas, una parte acusadora, una parte resolutiva y la causa, esta última el soporte del sistema, como verán falta la parte defensora que está excluida y esto es muy importante entenderlo, porque lo primero para resolver un conflicto es identificarlo, por ejemplo, muchas veces se habla de un proceso socio-económico, el analista sabe que debe esperar a que se defina como uno o como otro, ya que si bien todos los factores del potencial participan en los problemas uno finalmente predomina.
Este concretamente que se manifestó como político-legal y se discutió a nivel jurídico definitivamente es político y la solución es política y la defensa radica en mecanismos políticos que tengan información de la que carece el nuevo sistema.
Para ello es necesario un cambio acordado de mentalidad y reconocer el teatro de operaciones porque crear organizaciones para actuar fuera de él, no solo no tiene sentido sino que absorbe la última fuerza de resistencia al cambio, un recurso que necesariamente debe estar presente para que no se acelere, es decir evitar que una combustión se convierta en explosión.
No voy a dar la solución ni tampoco una probable línea de acción para participar en el cambio e influir mediante la opinión pero voy a ubicar el conflicto para el análisis del lector, está exactamente radicado entre el poder Judicial y el Poder Legislativo cuyos integrantes reclaman participación, muchos de ellos mecánicamente porque no saben en qué.
Son las contradicciones de la democracia que hacen de la política una ciencia en la cual por razones filosóficas el órgano de gobierno cambio las reglas del método científico.

Publicar un comentario