domingo, 30 de junio de 2013

Sorpresiva Movilidad Geopolítica




Las Variables que ingresan en los procesos de cambio pueden afectar sensiblemente a los Estados Nación y la compresión de los fenómenos que provocan.

En espacios saturados de información diversificada, los periodistas buscan captar la esencia de
la noticia de modo de recorte de la realidad sobre un hecho de actualidad, que merece ser
informado por algún tipo de criterio de relevancia social.
A partir de esa información los analistas se dedican a extraer y relacionar los asuntos sociales,
políticos, técnicos o económicos para determinar cuáles son los problemas principales que le
afectan y cuáles las mejores soluciones.
En planificación el cambio es la regla no la excepción, lo que hace necesario una permanente
actualización de la situación. 
El referente para la interpretación son las declaraciones oficiales y la investigación, mientras que el procedimiento analítico es anclar criterios concurrentes geográficamente dispersos y relacionarlos con los tratados existentes de forma de crear un mapa demostrativo
Las variables pueden ser controlables o no controlables, por lo cual trabajar sobre las primeras
nos aproxima a buscar soluciones para la segunda, es decir problemas conjuntos que no
podemos solucionar individualmente como Nación.
Los editoriales geopolíticas de nuestro medio habían venido apuntando a como se estaba
conformando el nuevo orden mundial, lo cuál es un cambio y por lo tanto necesita de
conflictos.
Y este parecía bastante claro, las religiones judeo-cristianas paradas firmemente frente al islam
que se extendía al nivel de equilibrio de poder compartiendo influencias en el mundo, tomando
contacto en la región con inusitada fuerza presagiaba que lo que sucediera en oriente y europa
iba a golpear América Latina.
Lo que no aparecía muy claro era el comportamiento económico, no solo de los actores
internos del Mercosur, sino también de los externos después de la desarticulación del eje
Venezuela-Argentina.
Pero en la actualidad se ha producido un cambio radical, que si bien no modifica el despliegue
territorial que se venía realizando pone a Uruguay en una posición sumamente comprometida
que va a necesitar de toda la capacidad de sus líderes para llegar a buen puerto.
La cautela en lo que hace a los tratados internacionales es porque en cierta forma lo que se
está decidiendo es el futuro de los Estados y no hay margen de error y hoy debemos manejarnos en
una situación más incierta que nunca y los mensajes oficiales son claros:
El Presidente de Uruguay dijo claramente hace poco que le marcó como línea estratégica
económica a su gabinete acercarse a Brasil, pero que era imprescindible entrar "de cualquier
manera" el grupo del Pacífico.
La Presidenta de Argentina manifestó que era imperativo una integración real, descartó
cualquier modelo fuera el Mercosur el cuál dijo debe ser el epicentro del desarrollo regional.
La presidenta de Brasil estaba moderando el equilibrio regional hasta que las fuerzas sociales se
levantan contra su política económica reclamando mejor distribución de la riqueza y dejar de
asumir el costo Argentino, lo que compromete seriamente el comercio bilateral.
El presidente electo de Paraguay, Horacio Cartes, aseguró el lunes en Madrid que si Venezuela
ocupa la presidencia pro témpore del Mercosur, Paraguay no regresará al bloque, por una
cuestión de "dignidad". Cartes considera que le corresponde a Paraguay asumir la presidencia
temporal del bloque, algo que no es aceptado por el resto de los países del Mercosur.
Este planteo no es alarmista en sí mismo, sino estuviera sucediendo otra integración paralela
que controla todas las vías de comunicación del continente, el germen Americano fue una
conferencia en Cali.
El director de Relaciones Económicas de Chile, Álvaro Janna, anticipó algunos de los acuerdos a
los que llegaron los países miembros de la Alianza del Pacífico, bloque complementado por
Colombia, Perú y México, que serán oficializados al término de la reunión que se realiza en Cali,
por los presidentes de esos países.
Uno de los propósitos de la integración es la reducción de los costos para el intercambio
comercial, para profundizar el intercambio de productos entre los países de la Alianza.
La Alianza del Pacífico es más que un Tratado de Libre Comercio (TLC), es un proyecto de
integración de largo aliento que fortalece las relaciones intra y extra-regionales, coincidieron
fuentes gubernamentales y diplomáticas en Colombia.
La Alianza del Pacífico, que integran Colombia, México, Chile y Perú, es una "asociación
subregional que ha avanzado muy rápido y con buenos resultados", dijo el embajador de
México en Bogotá, Florencio Salazar.
La estrategia conjunta de los cuatro países es garantizar la libre circulación personas y eliminar
el máximo de tasas arancelarias de las mercancías entre sus socios, explicó.
"Es una estrategia conjunta para incidir en el mercado asiático, especialmente en el chino y en
el de la India.", subrayó el diplomático.
Los cuatro países están abriendo embajadas conjuntas, realizan exposiciones y ruedas de
negocios que estén acordes con los intereses comerciales de los socios.
Salazar sostuvo que es tal el éxito que está ganando la Alianza del Pacífico, que países
desarrollados de América, Europa y hasta la propia China quieren ser al menos miembros
observadores de este mecanismo de integración.
La iniciativa está mostrando que los mecanismos de integración pueden avanzar con rapidez y
ofrecer excelentes resultados siempre y cuando no se politicen agregó.
Subtitulo.
La Alianza del Pacífico es más que un Tratado de Libre Comercio (TLC), es un proyecto de
integración de largo aliento que fortalece las relaciones intra y extra-regionales.
La Alianza del Pacífico, que integran Colombia, México, Chile y Perú, es una "asociación
subregional que ha avanzado muy rápido y con buenos resultados La estrategia conjunta de los
cuatro países es garantizar la libre circulación personas y eliminar el máximo de tasas
arancelarias de las mercancías entre sus socios, explicó.
"Es una estrategia conjunta para incidir en el mercado asiático, especialmente en el chino y en
el de la India.", subrayó el diplomático.
Los cuatro países están abriendo embajadas conjuntas, realizan exposiciones y ruedas de
negocios que estén acordes con los intereses comerciales de los socios.
Salazar sostuvo que es tal el éxito que está ganando la Alianza del Pacífico, que países
desarrollados de América, Europa y hasta la propia China quieren ser al menos miembros
observadores de este mecanismo de integración.
La iniciativa está mostrando que los mecanismos de integración pueden avanzar con rapidez y
ofrecer excelentes resultados siempre y cuando no se politicen agregó.
Aquí cabe hacer una salvedad muy importante, Uruguay tiene un tratado de libre comercio con
México denominado popularmente 4+1 al cuál ingresó con autorización del bloque, lo que puede ser una ventaja comparativa o una posibilidad de ingreso.
Publicar un comentario